• Fruta en la cicudad

Hoy Gastronomía y Cía publica este artículo. Trata de los precios a los que el agricultor vende su mercancía y el precio al que los consumidores lo pagamos. Hablamos de diferencias abismales entre los dos precios.








Por ejemplo, por cada kilo de sandía, el agricultor recibe 6 céntimos. Mientras que, en el súper mercado, lo pagamos a 1,03 euros. Los agricultores no tienen ni para empezar... Y muchos de ellos han tenido, incluso, que tirar algunos de sus frutos porqué no les salía rentable cuidarlos y mantenerlos. ¿A quién le sale rentable por 6 céntimos el kilo?

Se tira la comida... Y algunos agricultores se preguntan el porqué de que las organizaciones no gubernamentales en favor de parar el hambre en el mundo no vayan al campo y recojan ellos mismos la fruta. Fruta que, en muchos casos, se tira y se desperdicia.

Yo propongo, contra esta diferencia abismal de precios, ir a comprarle esa fruta al agricultor directamente. O una opción más de coña ¿Porqué no plantar árboles frutales en medio de las ciudades? Estos árboles nos darían la fruta que queramos mientras andamos de un sitio a otro de la ciudad. Condiciones: no podríamos ir con bolsas a los árboles y caparlas de sus frutos. Así como tendríamos que cuidar los árboles por el bien de todos.


2 comments:

  1. Nieves,

    Enhorabuena por el blog. Por si no lo conoces, échale un vistazo a esto: http://www.slowfood.com/.

    Un abrazo,

    Juan Luis

    ReplyDelete
  2. Hola Juan Luis!

    Conocía el movimiento, pero no lo había seguido muy de cerca. Empezaré a meter más la cabeza.

    Un abrazo a todos.

    ReplyDelete