• Arroz Vaporizado y fideos de arroz

Fideos de arroz y arroz frito son dos clásicos de las mesas asiáticas. En esta entrada se intenta explicar cómo hacer para que estas recetas nos salgan dignas. Con el arroz está claro, o se tiene una máquina que cueza arroz como los chinos, o evitar los arroces largos. El que nunca falla es el vaporizado: suelto, sueltísimo. Y en cuanto a los fideos, mimarlos para que no se apelmacen ni nos queden pasados.



En china existen los fideos hechos con harina de trigo, Mián, y los elaborados con arroz, Fun, más delicados y tardan menos en cocinarse. Menos de tres minutos, y están listos. El arroz vaporizado es un descubrimiento que los Birmanos, Pakistaníes e Indios emplearon hace siglos. Con este arroz, no sólo conseguían conservarlo por más tiempo, si no que observaban que tardaba más en romperse y, por lo tanto, al no soltar almidón, el resultado: arroz blanco extra suelto. Pero las mayores ventajas de este arroz son nutritivas: aportan gran cantidad de vitaminas del grupo B y no absorben tantas grasas al crear una capa de almidón entorno al grano. Más información.

Para una buena cocción de ambos ingredientes, lo más importante es enjuagarlos bien bajo el chorro de agua fría nada más escurrirlos. Para cocer los fideos, calentar agua hasta que hierva, añadir los fideos, apagar el fuego y dejar éstos en el agua durante 2 minutos. Probar. Si están un poco duros, da igual, sacarlos, porque luego con el remojo y el salteado en wok se terminarán de hacer. Añadir un poco de grasa para que no se apelmacen. El arroz se cuece en dos partes de agua por una de arroz. Este se echa cuando el agua hierva y se remueve. Luego ya no se toca, para que no suelte almidón, y se hará en menos de 13 minutos.



No comments:

Post a Comment