• Panceta: buena, barata y bonita

En cocina, es tan importante un buen producto como unas buenas manos. Pero me atrevería a decir que unas buenas manos son más importantes que un producto excelente, pues, sin éstas, el producto puede estropearse si se cocina mal. La panceta de cerdo es barata y es exquisita. Es tierna y jugosa. Y de sabor suave. No es un producto caro, pero bien cocinado, es una delicia al nivel de un bogavante.




En Plëgat, restaurante alicantino, optaron por la panceta como producto estrella de la semana. Pero ojo, ésta cocida al vapor a 65 grados durante 24 horas y terminada a la parrilla. Sin olvidarse de macerarla antes de aplicarle cualquier tipo de calor. ¿El resultado? Una delicia. Pura suavidad grasienta. Un colesterol que gusta y que merece la pena soportar. Acompañado con unos higos... Perfecto.
En esta foto se aprecia mejor el contraste entre el crujiente de la
superficie y la jugosidad del interior. Todavía se me hace la boca agua. No le hagáis ascos a un buen trozo de panceta bien cocinado y llenito de colesterol.

No comments:

Post a Comment