• Entrada impostora: pon a Jusús en la comida

¡Oh, todopoderoso!, sálvanos del mal. Imprímete en nuestros alimentos y acompáñanos en el extremo placer del comer. Así es. Los que creyeron ver a jesús en una gota de agua, o los que hablaban con María petrificada en una roca, ya pueden hacer realidad sus sueños. ¡Una sartén con Jesús en relieve! Ahora hay que esperar a que Cuarto Milenio no se crea tal divinidad...




Visto en Curiosidades Gastronómicas
Página de la sartén aquí

1 comment:

  1. Ji ji, qué horterada. Pero bueno, todo se vende. A mí no me haría especial ilusón comerme nada con la cabeza de Jesucristo grabada... en fin, para gustos...

    ReplyDelete