• Eat Me Daily y su historia natural de la cocina

Muy interesante la sección de este blog, Eat Me Daily, dedicada a contar la historia de un producto, un ingrediente, un electrodoméstico que hoy hace posible que cocinar sea lo que es. Escrito por Stephanie Butler, esta semana le toca el turno a la patata. Si sigues leyendo, mi humilde traducción del artículo original en inglés. Por cierto, se admiten correcciones.






"Piedad de la humilde patata. Malentendida por muchos en la temprana historia culinaria, y ahora relegada a permanecer como la guarnición de un plato para un miedoso público. Jamás imaginarías, simplemente al mirar por las rojizas hileras planificadas de tu supermercado local, que las patatas son una de las pocas comidas que, actualmente, cambiaron el curso de la historia moderna.

¿Podrías imaginar la historia americana sin la familia Kennedy? Ahí tienes a la hambruna de la patata irlandesa para darle las gracias. ¿Donde estarían las patatas fritas del McDonald y que pasaría con Hanukkah sin latkes (nidos de patatas fritos)?

Una comida inepta

Las patatas crecieron en sudamérica cuando el primer colón español llegó, y, entre animales y plantas, fueron traidas de vuelta a la madre tierra por conquistadores excitados.

Desafortunadamente, los pavos y el chocolate lo tuvieron más fácil que las patatas y los tomates, ya que fueron consideradas como veneno. Ambos vegetales forman parte de la familia botánica, por lo que contienen alcaloides que pueden ser fatales para los humanos (el tabaco también pertenece a esta familia, y la nicotina es un alcaloide, aunque tiene unos efectos más placenteros).

Las primeras patatas fueron enviadas a la familia real española en 1588, ésta rápidamente se las dio al Papa. Él, en cambio, se las envió a un botánico, quien las examinó y las plantó, llamando a la desconocida planta, tartufita o pequeña trufa.

Ese fue uno de los prematuros apodos de la patata, también llamada "piedra comestible" por los soldados españoles, quienes las utilizaban como comida para los caballos. Parte del problema parece ser que unas pocas personas pensaron en cocinar la patata, e incluso algunas en pelarla. Esto llevó a quejas por terribles indigestiones de los campesinos que comían patatas, y las clases más altas perdieron el interés por probarlas. No fue hasta 1763, cuando un farmacéutico de la armada francesa tomó como misión personal acercar la patata a la masa.

Parmentier, el héroe

La historia de la patatas es, al mismo tiempo, la historia de Antoine Parmentier. Nuevo en un periodo de la Guerra de los Siete Años, él pareció ser el primero en echarle mano a los peligros de la malnutrición y a las increibles propiedades nutricionales (mejor si es cocinada) de la patata.

Decir que Parmentier iba en contra de la opinión pública es poco: los franceses creían que comer patatas causaba la lepra y, en 1748, algunos parlamentos regionales prohibieron plantarlas. Pero el fracaso del extendido cultivo trajo miseria en los años anteriores a la Revolución Francesa, y alguien tenía que hacer algo para acabar con la crisis. El Gobierno organizó una competición para ver quién tenía la mejor idea para combatir el hambre; Parmentier centró su tratado en la patata, ganó, y la patata fue declarada como un alimento milagroso casi de la noche a la mañana.

Comenzó la era dorada de la patata. María Antoñeta y Luis XVI plantaron campos de ellas, y fueron los que empezaron, entre la aristocracia, la moda pasajera de llevar encima la flor de la patata. Durante la Revolución, el ayuntamiento de París ordenó que los jardines de Tuileries se replantaran enteros con patatas. Parmentier fue un héroe: se levantaron estatuas en su honor, calles han tomado su nombre, y hay, incluso, una parada llamada Parmentier en el metro de París. Los homenajes más dignos a Parmentier, sin embargo, son los numerosos platos a base de patatas que han tomado su nombre".

2 comments:

  1. Me parece super curioso eso de que alimentos que hoy en día nos encantan, en su momento los consideraran venenosos. Me leí hace poco un libro de estos de novela histórica que se llama "El cocinero del dux", que está ambientado en la Venecia del siglo XV y XVI y, como novela no es que me encantara, pero tenía un montón de curiosidades de este tipo. Me acordé de ti leyéndolo :)

    ReplyDelete