• Pollo al limón

Un clásico exquisito. Esta receta es sencillísima y queda extraordinaria. La salsa queda dulce pero un punto ácida y el jengibre le da un toque picante. Acompaña este pollo con arroz blanco y listo. Introdúcelo en tu menú cuando vayas a marcarte una cena asiática, esta receta es de las buenas. En este caso el pollo está empanado, pero puedes hacerlo en tempura o utilizar panko para que quede más crujiente.

Ingredientes (Para un bol grande):
2 pechugas de pollo
2 cucharadas de soja
1 huevo para el empanado
Harina para el empanado
Pan rallado
Salsa de limón:
El zumo de dos limones
Un vasito de caldo de pollo
Una cucharada y media de azúcar
1 cucharadita de sal
3 cucharadas de vinagre de arroz
Un poco de jengibre
2 cucharaditas de Maizena


Lo primero, pon a macerar las pechugas en la soja durante media hora. Mételas en un bol, pon la soja, tapa con film y reserva en el frigo.

Para la salsa, pon en una cazo el vinagre de arroz, el caldo de pollo, el zumo de los dos limones, la cucharadita de sal, la cucharada y media de azúcar (es importante que quede un poco dulce) y una puntita de jengibre rallado. Ponlo al fuego hasta que comience a hervir.

Para espesar la salsa, mezcla la Maizena con agua fría y ve añadiéndola poco a poco a la salsa. Cuidado porque la Maizena empieza a espesar las salsas cuando hierve. Espera a que hierva y mira la consistencia, si la quieres más espesa, añade más Maizena (siempre diluida en agua fría) si te pasas de consistencia, añade agua.

Saca las pechugas de la soja y pásalas por harina, huevo y pan rallado. En vez de empanadas, también puedes hacerlas en tempura, mezcla cerveza con harina y un par de hielos y listo.

Fríe las pechugas en abundante aceite de girasol a fuego controlado. Al ser gruesas, tardarán en hacerse por dentro, por eso hay que controlar el fuego para que, a la vez que se doren, se vayan haciendo por dentro. Ve dándoles la vuelta. Cuando empiecen a soltar juguito o pinches y salga éste, ya están listas. Si quieres el proceso más rápido, parte las pechugas por la mitad antes de empanarlas.

Retíralas a papel absorbente. Espera unos 5 minutos antes de cortarlas. Trínchalas en tiras y ponlas en un bol. Añade por encima la salsa de limón espesita, ácida y dulce. Esparce un poco de cáscara de limón troceada sin lo blanco o rallada. Decora con una rodaja de limón y sirve. Con arroz blanco es un espectáculo de plato.

3 comments:

  1. Que buena pinta tienen!!!Yo el pollo al limon solo al horno pero no tiene nada que ver con el mio.El tuyo "se sale"

    ReplyDelete
  2. Pues la receta es súper fácil y de veras que merece la pena. Mmmm, todavía me acuerdo de su aroma...
    Un saludazo Uca!!

    ReplyDelete
  3. rico rico y bien sencillo. Cosas imprescindibles en tu cocina por lo que veo. Te felicito

    ReplyDelete