• Lasaña de carne

La lasaña (o lasagna) es una de esas recetas maravillosas. La carne bien condimentada y regada con vino. Las láminas de pasta, en este caso frescas, mezcladas con la bechamel, suave y cremosa. Y el toque final en el horno. El queso parmesano junto con la bechamel gratinarán y crearán una costra crujiente. Si no tienes prisa y puedes andar unas horas en la cocina, te recomiendo que hagas esta receta. Si no, siempre puedes optar por la lasaña rápida.


Ingredientes:
Para la pasta fresca
200gr de harina
2 huevos
sal
Para el relleno

500gr de carne picada
2 zanahorias
1 rama de apio
1 cebolla
2 dientes de ajo
1/2 berenjena
1 pastilla de caldo
Chorrito de vino tinto
1 bote de tomate natural triturado
1/2 chile
Pimienta y sal
Para la bechamel
2 cucharadas de harina
2 cucharadas de mantequilla
Leche
sal

Para hacer la masa, mezcla la harina con los huevos y la sal hasta formar una pasta homogénea. Deja reposar en el frigorífico media hora. Después estírala fina y corta rectángulos del tamaño que quieras para hacer las capas.

Sofríe la carne en una sartén con un poco de aceite y a fuego fuerte hasta que esté bien dorada y haya perdido toda su agua. Retira a un plato.

Corta toda la verdura en trocitos. En la misma sartén donde freimos la carne, pon aceite y comienza sofriendo los dos dientes de ajo y la cebolla. Fuego medio. Echa un poco de sal y deja que la cebolla vaya sudando. Cuando la cebolla esté bien pochada echa la zanahoria, la berenjena, el chile y el apio. Sigue pochando unos 15 minutos más.

Vuelve a incorporar la carne a la sartén y añade la pastilla de clado. Echa el chorrito de vino tinto. Deja reducir. Por último, añade el tomate y deja a fuego medio mientras haces lo demás. Si ves que se queda sin caldo, añade agua.

Para hacer la bechamel, pon la mantequilla en una cacerola, espera a que derrita y añade la harina. Cocina a fuego medio unos minutos. Ve añadiendo leche poco a poco y removiendo con una varilla hasta formar una salsa. Sala bien.

Calienta agua en una cacerola, echa sal y, cuando hierva, ve cociendo todas las placas de pasta fresca. Pon ya un poco de bechamel en el recipiente donde vayas a hacer la lasaña y, nada más cocer la primera tanda de pasta fresca, refréscala y colócala en el recipiente. Sigue cocinando otras cuatro placas de pasta fresca.

Pon un poco de relleno encima de la pasta, añade un poco de bechamel y vuelve a cubrir con otra capa de pasta fresca. Repite la operación hasta crear tres pisos de pasta fresca, el último va cubirto de bechamel y de queso parmesano.

Gratina en el horno a 180 grados durante 30 minutos. Saca del horno y deja reposar cubriéndolo con un papel de plata durante 10 minutos.

2 comments:

  1. La voy a hacer hoy, me has convencido :) un abrazo

    ReplyDelete
  2. En serio?? Qué ilusión!! Cuéntame cómo te quedó!
    Lo de la pasta fresca te lo puedes ahorrar comprándola ya hecha, aunque merece la pena pringarse ;)

    ReplyDelete