• ¡Qué maravilla la vuelta a España!

Seís días en España son suficientes para disfrutar con la familia y comer las tradiciones de las fiestas navideñas, en mi caso chuleticas de cordero a la brasa y verdurita asada al horno. Además de visitar dos de los restaurantes más míticos de Alicante: el Nou Manolín y La Finca en Elche. En el primero, el reencuentro con el buen jamón ibérico de bellota cortado como Dios manda casi me hace llorar. Y en La Finca se sigue con la buena materia prima, pero tocada con la varita de la sofisticación en su justa medida.


La foto que ves más arriba corresponde a uno de los platos, el pescado, del menú degustación que Susi Díaz idea según la temporada. Es el pescado pajel y está servido sobre una cama de berenjena asada, lo coronan unos germinados y acompañan unas bolitas de escabeche de pescado congeladas en nitrógeno líquido.

Con solo degustar uno de los platos de La Finca ya se sabe por dónde van los tiros: buena materia prima, nuevas técnicas culinarias y los míticos crujientes de Susi Díaz. Cocina sin paridas, sofisticada, eso sí, pero en su justa medida.

El menú degustación se compone de estos platos que vas a ver ahora y cuesta unos 50 euros.


Como cortesía, y para empezar el festín, estos crujientes de arroz y cebolla y pan con tomate y sobrasada.















El primer entrante es una ensaladilla rusa con una gelatina de pimiento rojo.
















Helado de espárrago blanco con crujiente y pistilos de guindilla.










Para mi gusto, este fue uno de los mejores entrantes. Carpaccio de vieira con ceps, trufa y piñones.














Este fue otro de los entrantes estrella según mi opinión. Espardeñas salteadas con guisantes frescos y germinados.












Empezamos con los platos fuertes: mini canelones rellenos de requesón con salsa de nata, parmesano y setas. Corona un poco de rúcula y un crujiente de trufa.










Espectacular este revuelto de setas cuidado al máximo. La yema entera y ligeramente cocinada está escondida entre los crujientes. Acompaña un poco de bacon, tocino y setas.













Después vino el pescado, que ya se mostró en la primera foto, y ahora la ternera a la brasa con mostaza verde.













Primer postre: helado de coco con trocitos de polvorón al anís.















Y chocolate en texturas en el que los sofisticado se les va de las manos. Comer oro es como comer papel, folios. No sabe a nada. Bueno, tal vez sepa a eso, a folio de papel.

4 comments:

  1. Siempre es una maravilla es disfrutar con la familia y estar en la tierra de uno.
    Te deseo un felíz año nuevo.
    Un beso

    ReplyDelete
  2. Feliz año nuevo para ti también Kako!
    Un besazo!

    ReplyDelete
  3. hala hala! menudo festín!! increible!!

    ReplyDelete
  4. Fué increíble!!! menudo homenaje nos dimos en compañia de Nieves, Renato, Lucía y Victor................... lo mejor !!!
    Qué tal por Monte San Pietrangeli ???''

    ReplyDelete