• Pavlova al estilo Mari


Una tarta ligera y elegante. Supongo que es por eso que se llama Pavlova, en honor a la bailarina Anna Pavlova. La combinación del merengue crujiente con la crema de vainilla y la fruta, en este caso fresas y ruibarbo, es una combinación excelente. 

La receta es de Mari, una amiga noruega que me mega sorprendió con la Verdens Beste Cake, una tarta típica noruega que es food porn en estado puro.

 En este caso eligió la tarta Pavlova por que es perfecta para el verano: fresca y ligera. 

Bueno, se acabaron las parlotadas :) 
Vamos con la receta!


Ingredientes

Para el merengue

3 claras a temperatura ambiente
100gr de azúcar
1/2 cucharadita de Maizena
1/2 cucharadita de vinagre

Para la crema de vainilla

1 rama de vainilla
100ml + 50ml de leche entera
30gr de azúcar
1 yema de huevo
10gr de maizena
150ml de nata líquida

Fruta (la que te apetezca)

Fresas
Ruibarbo



1- Prepara la crema de vainilla y deja que enfríe:

Hidrata la lámina de gelatina en agua fría. 

infusiona los 100ml de leche con el azúcar y la vainilla (corta el palo por la mitad, raspa el interior y echa las semillas y el palo a la leche). Pon los ingredientes en una cacerolita y arrima al fuego. Cuando empiece a hervir, retira. Añade la lámina de gelatina hidratada y mueve bien. 

En un bol, mezcla la yema de huevo con la maizena y los 50ml de leche, mezcla bien. Añade poco a poco la leche caliente de la cacerola y mezcla bien con una varilla. Vuelve a poner el contenido en la cacerola, retira el palo de la vainilla y lleva a ebullición, fuego medio, removiendo constantemente y enérgicamente con la varilla. Hay que mover rápido para que no se creen grumos mientras espesa el contenido. Veréis que se forma una crema espesa. Deja enfriar. 

Cuando esté frío. Monta la nata y mézclala con la crema de vainilla. Usa una espátula y remueve con movimientos envolventes, poco a poco, hasta formar una crema homogénea.


2- Haz el merengue:

Precalienta el horno a 130-150 grados (dependiendo de tu horno)  

Para hacer el merengue hazte con unas varillas eléctricas. Pon en un bol las claras junto con el vinagre. Empieza a a batir a velocidad baja hasta que se cree una espuma. Entonces sube la velocidad hasta crear una espuma más consistente y blanca. 

Ahora añade de cucharada en cucharada el azúcar batiendo a velocidad máxima. Incorpora también la maizena. Te quedará una espuma firme, brillante y preciosísima. Parecida a la espuma de afeitar pero más brillante todavía :) Una forma de saber si está listo es dar la vuelta al bol y si el merengue se queda en su sitio, ¡a tope! 

Esparce el merengue encima de un papel vegetal engrasado previamente con un poquito de aceite de girasol. Esparce el merengue en forma de un círculo de 22 centímetros de diámetro. Hornea durante 90 minutos y deja que enfríe en el horno con la puerta entreabierta, preferiblemente hasta el día siguiente. 



3- Monta la tarta

Pon encima del merengue la crema de vainilla y encima la fruta que prefieras. En este caso Mari eligió fresas y ruibarbo que caramelizó en el horno con azúcar moreno. 

¡Listo!

No comments:

Post a Comment